Presentación:

« Las palabras con las que nombramos lo que somos, lo que hacemos, lo que pensamos, lo que percibimos o lo que sentimos son más que simplemente palabras. Y por eso las luchas por las palabras, por el significado y por el control de las palabras, por la imposición de ciertas palabras y por el silenciamiento o la desactivación de otras, son luchas en los que se juega algo más que simplemente palabras..»

Jorge Larrosa

lunes, 30 de diciembre de 2013

La buena vecindad

T
odo empezó aquel 8 de diciembre, por la mañana, lo recuerdo como si fuera hoy. Era día domingo y se vivía en el aire el espíritu festivo de las próximas navidades y el fin de año.

Luego del desayuno en familia, como muchos otros vecinos nos dimos a la tarea de ornamentar nuestra morada con todo le merchandising festivo disponible, a mi como a otros jefes de familia me convoco la instalación de las luces de colores, las del árbol y las de la casa, si bien esta tarea no fue fácil, no entrare en pormenores, ya que le he dedicado anteriormente un relato.
Transpirando orgullo, con mas de 35 grados centígrados, complete la tarea y sonreí al ver mi obra concluida, mas mi alegría se magnificaría al comprobar que mi vecino de enfrente había logrado el mismo éxito con sus flamantes luces de colores, construidas especialmente en algún suburbio chino.
Sentí que el espíritu navideño me invadía plenamente, y creí oír un villancico que envolvía a todos con su alegría norteña. Es más no solo creí oírlo, lo oí, venia de esas maravillosas luces. Cruce con mi vecino una mirada en la que la mutua satisfacción nos obligo a reflejarnos la sonrisa.
Pronto llame a la familia y compartí con ellos aquel escenario, nos abrazamos y dimos gracias por el momento.
Pero que pronto que cambian las cosas, que ruines somos, que duros nuestros corazones, como somos de intolerantes, ya que a la semana de aquel hecho estaba buscando algún misil de corto alcance, enriquecido con uranio para comunicarle a mi vecino que tal música infernal había logrado trepanar mis tímpanos y que su constante chirrido estaba logrando que mi cordura se pierda en un charco inmundo de deseos siniestros para con el, y de yapa para con su impúdica familia.
Luego de mas de quince días de tortura, y ya que ese sonido gutural  no cesaba, masculle en soledad una y otra alternativa, el odio me carcomía las entrañas, pero pronto dispuse de un plan a la altura de las circunstancias, podría catalogarse como arriesgado, pero no importa nada, cualquier sacrificio era mínimo para esta empresa.
Me dirigí presuroso a la casa de artículos eléctricos y compre miles de lámparas, que digo miles, compre todas las lámparas de colores disponibles, y en el preludio del año nuevo, las conecte, haciendo mi jugada maestra, suponía que si lograba un pico de consumo, podría hacer caer toda la línea de baja tensión del vecindario, logrando el inminente cese de hostilidades auditivas. Ya se, mi plan tenia como todos un punto flojo, recibiríamos al nuevo año a la luz de las velas, privados de la refrigeración necesaria para superar la creciente ola de calor que nos mantenía a diario sofocados con mas de 40 grados, pero tal fisura, tal escollo, no podía detenerme para alcanzar el éxito.


Todo estuvo preparado, y minutos antes de las doce mi familia esperaba con sus mejores galas el momento, no de la llegada del cambio de año, no, del momento culmine de mi partitura, del momento ultimo de mi magistral plan, y fue así, como mojado por completo con el sudor, con el pecho lleno de satisfacción, la rente en alto, mire a los ojos a todos  y cada uno, recibiendo en cada caso signos de aprobación, hice la ultima conexión, las luces vacilaron, se oyó un fuerte chasquido y la calle quedo pronto en la mas negra oscuridad en el mas profundo de los silencios, iluminada solamente por las flamantes luces chinas de mi vecino que ese año nuevo nos siguieron deleitando con su esperanzadora música, seguramente mi vecino pertenecía a otra linea de corriente.

Fin.-

lunes, 9 de diciembre de 2013

Macabras intensiones

Como de costumbre su día había empezado con los insultos de rutina que el le dispensaba, seguidos por algún que otro moquete.
Como siempre sus ojos, denotaban el llanto previo, y se enrojecían ahora llenos de ira.
Camino sin rumbo, buscaba a alguien, a quien? No podía decirlo.
Un hombre de mediana estatura estaba esperando el colectivo, distraído en sus asuntos. No la vio venir, no pudo reaccionar, no pudo evitar que ella le vaciara un ojo con esa tijera.

 Lo amaba y lo compadecía, pobre imbécil, no sabia hasta cuando podría conseguirle quien lo remplace.

Indecision

Se paro junto al cordón de la vereda, de pronto cruzar o no la calle se convirtió en una decisión trascendental. No podía explicar por que pero su preocupación contagio a varios.
La gente que iba llegando y tomaba su posición, miraba a ambos lados y se abstenía de avanzar. Pronto la vereda estaba casi completa, el ruido de los comentarios era abrumador.

Las autoridades preocupadas, enviaron un patrullero, estaciono junto al indeciso, bajaron de él varios agentes, lo condujeron al asiento trasero y partieron raudamente. No se podía permitir tal grado de desconfianza, pronto, todos empezaron a cruzar la calle. 
Nunca se supo que fue de aquel hombre.

Desierto

El calor era abrasador, no podía distinguirse mas que arena en el horizonte. Sin agua, llego apenas arrastrándose hacia ese espejismo. 
No le importaba saber que era irreal, era todo lo que tenia.
Saboreo con placer la rugosa textura de arena.

La ventana


En la calle Mendoza había una casa, de extraña forma, en ella solo había una ventana.
Dentro un hombre como yo miraba hacia afuera, y trataba de ver en las pupilas de los transeúntes como era su casa por dentro.

martes, 3 de diciembre de 2013

El código – Capítulo II: Ella

El tiempo de la vida humana no es más que un punto, y su sustancia un flujo, y sus percepciones torpes, y la composición del cuerpo corruptible, y el alma un torbellino, y la fortuna inescrutable, y la fama algo sin sentido. MARCO AURELIO

M
aría Pía era una joven estudiante de periodismo, profesora de historia y una gran lectora de novelas policiales. Hace algunos años alquilaba un pequeño departamento cerca del trabajo donde vivía sola, con visitas de ocasión que pronto despedía, sus padres veían con agrado esta situación aunque preferirían estar ya disfrutando de los nietos.
En el comienzo del día su costumbre era detenerse en el bar que estaba a dos cuadras del colegio nacional, el café de fuerte aroma se entremezclaba con el olor a madera vieja de su antiguo mobiliario, y aunque esto podía ser razón suficiente, seria mentira decir que era la única. La otra razón quizás más poderosa que la primera, se relacionaba con un hombre de anteojos con ese atractivo que pocos despertaron en ella. Se sentaba frente a su mesa, y trataba de parecer ocupada en sus asuntos, aunque el apenas le daba importancia. Solía esperar varios minutos hasta que el terminaba de husmear el periódico del día, pagaba su mesa y salía, no sin antes saludarla llevando sus dedos a la cien.
Luego ella también pagaba su cuenta y salía presurosa a continuar con su vida, por lo común no volvía a pensar en el hasta el otro día.
Esa mañana todo había transcurrido como siempre, esperaba a su partener leyendo la agenda cultural de la semana, se acercaba la noche de los museos, y hace meses preparaba su recorrido. El entro como de costumbre, precedido por ese delicado perfume de su loción para después de afeitar, con su traje oscuro y esa camisa de un inmaculado blanco.
Se lo veía nervioso, la rutina del periódico parecía no satisfacerlo, de repente vio cómo se acercaba a su mesa y empezaba una conversación casual. Trato de no aburrirlo, ni parecer muy habladora, contesto con sonrisas sutiles a las frases galantes que él le dispensaba. El, le pidió su Tablet, necesitaba realizar una búsqueda, temblorosa se la acerco y trato de no inmiscuirse, no quería que la creyera una chismosa.
No pudo refrenar sus instintos y como distraída en la charla, miro el contenido de la pantalla, avisos fúnebres? Qué clase de asunto era ese? Que buscaría allí? Sus miradas se cruzaron por un momento, el devolvió el aparato con cortesía, y escribió unas notas numéricas en una servilleta. Luego saludo, pago la cuenta y salió hacia la calle.
Ella no hizo más que seguir un impulso, no podía dejarlo ir así, quedo turbada por la extraña situación, sin pensar salió tras de él.
Cuando se cerró el pesado portal tras de sí, todo fue oscuridad, pronto una luz tenue fue testigo de un nuevo cruce de sus miradas, esta vez el respiraba entrecortado, parecía asustado, al verla el asombro se dibujó en sus pupilas.
Había poco por decir, poco tiempo para pensar, el sonido de otros pasos se acercaban desde la oscuridad.


miércoles, 20 de noviembre de 2013

El código - Capitulo I: Él


Que quien busca no deje de buscar hasta que encuentre, y cuando encuentre se turbará, y cuando haya sido turbado se maravillará y
reinará sobre la totalidad y hallará el reposo" Clemente de Alejandría, 190 D.C.

M
auro Rodríguez vivía en una de las casas más antiguas de la ciudad, ubicada en la esquina tradicional de Venezuela y Bolívar, muy cerca de la llamada manzana de las luces, en el centro de la capital Argentina, la había heredado de sus padres, y estos de sus abuelos, pudiendo continuar la línea de ancestros propietarios hasta los primeros habitantes porteños.

Era un hombre de mediana edad, de mirada intrigante, escondida tras unos anteojos de fino armazón de metal. Su nariz respingada denotaba una pertenencia étnica mediterránea. Su ocupación no era conocida, aunque no parecía faltarle el dinero, nunca se le conocido un trabajo rentado.
Mantenía una lejanía tal con sus vecinos que podía representarse con un equilibrio perfecto, no era ni demasiado afable como para tener que intercambiar más de las palabras de rigor, ni demasiado introvertido como para despertar comentarios.
La muerte de sus padres, le dejo otra dote que la antigua construcción, una más pesada e intrigante. Debía ser el guardián de un antiguo portal, ubicado en el sótano de la vieja casa. No sabía a donde conducía, ni porque estaba allí. Solo sabía que para abrirlo se necesitaba una combinación, un código, que se le revelaría cuando cada uno de los antiguos guardianes desapareciera.
Cada mañana se sentaba en el bar frente a su casa, y con el pretexto de cumplir con el rito del desayuno, se daba a la tarea de revisar los avisos fúnebres locales. Esta encomienda había sido cumplida por su padre, y por muchos otros descendientes miembros de una antigua sociedad europea cuyo origen remontaba al origen de la era cristiana y que había migrado a estos territorios en el siglo XVII con algunos integrantes de la orden Jesuítica a la que se le cedían terrenos en la naciente Buenos Aires.
Esta sociedad no se dedicaba al comercio, ni a las artes, ni a la investigación, su único objetivo era proteger un secreto.

La pesquisa hacía muchos años que no daba resultados ya que el proverbio clave debía aparecer junto al obituario del senescal fallecido,  no aparecía en las páginas que día a día revisaba. Su frustración iba en aumento con las temporadas.
Por las tardes  descendía las viejas  e interminables escaleras de la casa hasta el sótano, donde un oscuro ambiente apenas iluminado por la combustión del cebo de una vela guardaba una ornamentada puerta pesada de metal, cuyo centro tenía un gran dial de combinaciones numéricas con forma de sol.
Una vez allí, limpiaba con un viejo paño cada recoveco, desalojando cada mota de polvo, mascullando amargamente sobre el secreto que guardaba tan impenetrable barrera, frustrado, quizás hasta avergonzado.
Como siempre, cuando las cosas parecen eternizarse en su estado, es un solo pequeño incidente, a veces una mirada, lo que desencadena el cambio. Esa mañana, cuando el tiempo parecía detenido, de pronto se activó y  la solución a su estancamiento vino de la mano del diario de siempre, pero no de las paginas habitualmente indagadas, sino de un anuncio en doble página central que decía “Si no lo encontras en nuestro buscador, no existe”, aviso que hacía referencia a un nuevo motor de búsquedas por internet.

Levanto la mirada y observo junto a su mesa una joven morena sentada frente a una tablet, tan concentrada en la lectura que parecía no dar cuenta de nada de lo que acontecía a su alrededor.
Sonrió levemente, reconociendo la simpleza de lo evidente, las cosas habían cambiado desde que su padre lo había dejado, los medios de papel ya no eran los únicos, existían hoy muchos y muy variados  que podían darle el anuncio esperado.
Pidió permiso a aquella dama para compartir su mesa, y luego de una breve charla, en la que conquisto varias veces el brillo de sus ojos, le solicito la gentileza de dejarlo utilizar su equipo unos minutos.
Ingreso la clave presuroso, tratando de ocultarla a la vista de otros, “Lo que buscáis ya ha llegado, pero no lo conocéis.”,  y más de diez resultados coincidieron con su búsqueda, de los cuales 5 eran avisos mortuorios. No daba cuenta de lo que veía, pronto en una servilleta escribió cada una de las fechas de nacimiento de los occisos, no reparando ni siquiera en la presencia de la joven. Recupero por un instante su gentileza y la saludo, pago la cuenta, y cruzo la calle casi sin mirar, ni siquiera las ruidosas bocinas de los autos lograron llamarle la atención.
Bajo presuroso las escaleras, llevaba en una de sus manos la servilleta y en la otra el candelabro cuya cera caliente le quemaba los dedos.

Recorrió cada peldaño, trastabillo hasta que logro llegar frente al dial, le faltaba el aliento, su pulso daba cuenta de la inmensa excitación de su corazón parecía querer salírsele del pecho.
Una a una introdujo las fechas, haciendo girar el inmenso sol, los rayos con números se iban encastrando uno a uno,  hasta que por fin, se oyó un chirrido de engranajes que se movían, una nube de polvo se adueñó del ambiente apagando la llama que dejo de entregar su pálida luz.
Del otro lado del portal, un pasillo largo y oscuro apenas iluminado por una especie de fluorescencia yacía ante sus pies.
Dio los primeros pasos cautelosos, pronto camino con paso más vivo, sin mirar atrás.
De pronto un fuerte ruido lo inmovilizó, la puerta se había cerrado bruscamente, el leve sonido de pasos acercándose  lo confirmo, era inminente alguien había venido con él, su descuido y la emoción lo habían traicionado, no estaba solo…


miércoles, 13 de noviembre de 2013

Carta abierta a la comunidad

He llegado a esta difícil situación en la que me encuentro luego de varios años de trabajo, y me veo obligado a escribir estas líneas ya a la fecha veo peligrar el correcto desempeño de mi función para las navidades que se avecinan.
En primer lugar quiero desmentir ese rumor que varios programas de chismes faranduleros han puesto a correr, yo no soy los padres, aunque muchas veces recibo su invalorable ayuda y colaboración.
Así mismo me gustaría solicitar tengan a bien incluir en sus respectivos domicilios una vía de acceso segura para mi entrada, permanencia y salida,  atento a que últimamente, la presencia de perros asesinos, alarmas, cercos electrificados, rayos laser y equipos swat, dificultan el ejercicio pleno de mi oficio.

Por otro lado, y en cuanto a la lista de pedidos, sería de gran ayuda que conversen con sus respectivos hijos/as acerca de la problemática económica a nivel mundial, esta firma tenia acciones en varios de los bancos caídos, por lo que sería conveniente restringir los deseos de los pequeños a no más de un artículo por persona. Es oportuno señalar que quien suscribe no hace entregas de material prohibido, ni juguetes de índole sexual, por lo que ruego abstenerse de solicitarlos.
En otro plano me gustaría dejar en claro que yo no soy un camello, esos dromedarios son utilizados por los colegas magos, por lo que ni como pasto, ni bebo agua, recibiría si de buen agrado alguna bebida efervescente bien fría y alguna porción de vitel toné.
Para cerrar, aclaro que el horario de llegada de las entregas, está sujeto a la logística necesaria para cubrir la extensión planetaria, por lo que no se tomaran en cuenta solicitudes horarias.
Sin más para agregar, y con la plena convicción de contar con su colaboración saluda a Uds. Muy atentamente.

Papa Noel.
Laponia sueca, Laponia finlandesa y Groenlandia
0800-333-PAPANOEL
papanoel@Gmail.com


martes, 12 de noviembre de 2013

La caja

C
omo todos los años, él sabía que aquella obligación lo estaba esperando, podía hacerse el desentendido, podía encontrar otra ocupación, pero tarde o temprano debía enfrentar la tarea, nadie más que él podía hacerlo, después de todo era su responsabilidad.
Tenía todo el día libre, así lo había previsto, debía encontrar el momento justo, por lo que dejo pasar la mañana y el almuerzo, trato de no pensar, manteniendo la mente libre para lo que vendría.
Luego de una siesta, preparo los mates, tomo aire inflando el pecho y se dispuso a enfrentar su destino. Bajo del altillo aquella caja de procedencia china, la miro con desprecio, la ubico en el centro de la mesa, cebo el primer mate, sorbió la infusión que estaba a punto del hervor, el dolor que le provocaba cuando recorría los recintos de su boca, lo enfocaba. Necesito encender un tabaco, para tranquilizarse un poco. Mientras las hebras de humo gris lo envolvían, el sudor se había apoderado de su frente y sus manos, ahora sí, estaba dispuesto.

Dio un par de vueltas a la mesa, tomo la tapa de cartón y con un ágil y certero movimiento abrió la caja. Allí, estaban, cubiertas por una fina capa de tierra, en un enjambre incomprensible, sin comienzo ni final, esa tira de cien luces navideñas. Ahora era cuando, ya no podía posponer más su accionar, debía darse a la faraónica tarea de desenredarlas y colocarlas, resoplo y vino a su mente el mismo reproche que lo hostigaba año a año si solo se hubiera tomado unos minutos el año pasado para guardarlas, hoy no sufriría…
Fin.-

martes, 15 de octubre de 2013

La madre paria

“Habían atravesado la capa de nubes y un sol radiante bañaba todo el interior del avión”.
Se tomaron las manos, sabían que una vida quedaba atrás. Cada uno evaluó lo que dejaban, familia, amigos, afectos, esa crisis enorme que les negaba un futuro.

Trataron de confortarse, la madre patria los cobijaría, después de todo el país que dejaban había recibido a sus abuelos en el peor momento, y antes que eso había financiado con sus recursos tantas crisis del viejo continente. Quien se atrevería a negarlo y cerrarles la puerta.

Se aferraron a los pasaportes sudacas mientras sus lágrimas los bañaban de realidad, los esperarían como parias, pero la decisión estaba tomada, no había vuelta atrás.

sábado, 12 de octubre de 2013

Heridas del hospital público

H
abían tomado ese fin de semana como excusa para el descaso y el reencuentro.
Tomaron la ruta temprano, desde que él bebe había nacido, no viajaban de noche, lo creían muy peligroso.

Cerca de un pueblito alejado de la civilización, conectado al mundo solo por esa calzada, un conductor que se dormía, una frenada brusca, el vehículo fuera de control, los neumáticos que chirriaban, el golpe, el estruendo, la oscuridad.
Luego todas fueron escenas cortadas.
La camilla, las corridas el fuerte olor a sangre, el dolor, otra vez la oscuridad.
La sala nueva, pero vacía, las enfermeras improvisando vendas con delantales. La desesperación, el dolor que no cesaba, no había analgésicos, la soledad. El olor de los cabellos de su niña.
Un joven doctor, lo miraba descorazonado, con bronca, no había con que hacer, no se lo podía trasladar, su rostro mostraba el exceso de horas necesarias para vivir de su mal pago trabajo, otra vez la soledad, la espera. La mirada de amor aquella tarde de juventud.
El sol entrando ahora por una rendija, las maquinas que lo monitoreaban fallaban, nadie las atendía, siempre fallaban, necesitaban mantenimiento, ruidos sordos, pasos, el dolor, otra vez la espera, se esforzaba para darles tiempo a llegar. ¿Dónde estaban?
El dolor que se va, los músculos que se relajan, el último aliento, los ojos cerrándose, esperando, su familia que no está.
Ahora el silencio, la enfermera lo contempla, una lagrima de impotencia que no llega a nacer, puños apretados, solo podía dedicarle esos minutos, debía reponerse y seguir.
Todo termino, se fue sin ruidos, anónimamente, se fue esperando, lastima,  nunca llego a saber que su familia hacia horas aguardaba por él.

Fin.-

sábado, 28 de septiembre de 2013

Crónicas de una experiencia casi sexual. (Cuento inspirado en el relato de Nazareno Zarate.)


L
a primavera estaba llegando, el alba se mostraba fresca pero luminosa, una gama de colores renovados magnificaban la plaza cercana a la estación de trenes, de la que tuve la gracia de contemplar por más de 15 minutos, ya que ninguno de los automovilistas me dio paso, cruce la calle luego del descuido, la duda de uno de ellos, quien pronto recupero la cordura y trato de arrollarme.
Felizmente llegue a la ventanilla de la boletería, un vidrio oscuro me mantenía alejado de aquel personaje que dispensaba boletos, seguramente tenía algún convenio con la agencia central de inteligencia, una doble identidad, por lo que nunca me enteraría de quien era.
Baje las escaleras, solo para volver a subirlas y llegar al andén, no sin antes sortear a quienes tenían toda la intención de arrastrarme, pisotearme y si fuera necesario taclearme cual rugbier hambriento de gloria para llegar antes que yo, parecía un carrera mortal, otra vez debo agradecer el haber salido airoso, luego de dispensar, lo confieso, algún que otro codazo.
Una vez en el andén, me dispuse a esperar al tren con tranquilidad, otro error de previsión, pues la tarea consistía ahora en esquivar a cientos de personas que iban y venían, vaya uno a saber adónde, parecía que no podían estarse quietos.
El tren llego, freno y una de sus puertas quedo frente a mí, se abrieron los paneles automáticos, nadie bajo, voltee apenas y comprobé que había unas señoras tras de mí, por lo que cedi el paso, lo que fue interpretado como un signo de debilidad por quienes me rodeaban, abalanzándose para entrar, empujando, y hasta pateando mi molesta presencia hasta desplazarme por completo. Obviamente cuando intente hacer el ascenso solo quedaba la posibilidad de esperar el siguiente tren.
Y así lo hice, otra vez esquivar a los cientos renovados, o no, quizás algunos solo estén allí con ese objetivo, que iban y venían, otra vez la formación que frenaba, la puerta, los paneles, pero esta vez, tome aire y cual clavadista profesional me zambullí en el mar de personas ya instaladas dentro del coche, sin vacilar, sin prejuicios, esta vez había aprendido la lección.
Con movimientos suaves pero precisos acomode mi humanidad lo mejor que pude, y empecé a tratar de subir mi mano libre para asirme de algún lado, cuando me di cuenta, estaba tomando un pecho de la señorita que se encontraba frente a mí, a quien la situación no parecía disgustarle. El tren empezó a moverse, tome con mis rodillas el maletín, e intente subir mi otra mano, pero no tuve mejor suerte que la vez anterior y antes de que pueda hacer nada, otro pecho pero de otra señorita parecía haberme tomado a mi, esta última miro de reojo a la anterior, como diciéndole, - A mí también me toca, ves? no te llevas la exclusiva.
Pronto note que un vaho se apoderaba del coche, la respiración de los pasajeros se entremezclaba con fuertes colonias, perfumes y algunas emanaciones corporales, unas provocadas por el calor, más otras tenían relación con la cena del día anterior.
Una respiración fuerte llego a mi cuello, parecía que un par de fieras salidas del zoológico estaban tras de mí. Fue entonces cuando sentí que me apoyaban algo por detrás, rápidamente trate de juntar varias partes de mi cuerpo, entre ellas mis manos  para rezar, rogué por todos los cielos que aquella sensación fuera producto de una billetera, un celular, incluso algún envase de bebida, esta operación de seguro había dejado insatisfechas a aquellas señoritas de 83 y 84 años respectivamente, no me importaba, yo seguía teniendo prioridades.
El bamboleo del tren y la posición en la que estaba me era por demás desventajosa, mas no sospecharía de ningún modo que pudiera agravarse, como podría?, la contracción de mis músculos, la posición de mis manos, la mirada resentida de ese par de damas, los aromas circundantes, todo aquello creía yo que era el punto culminante de aquel viaje.
Mas como me equivoque, aquel matutino recorrido me tenía otra sorpresa, un parlante de un gigantesco aparato musical que traía un vendedor ambulante, quedo a centímetros de mi pabellón auditivo y a esa orgía sumose la más delicada música de cumbia.
A punto del éxtasis, porque no decirlo, de un orgasmo en tránsito, el tren paro, una enorme ola de personas me empujó hacia afuera, no mire atrás, no quise saber de las señoritas, de el/ los responsables del aroma, de el/ los dueños de aquellas abultadas billeteras, ni siquiera del generoso vendedor que compartió esas piezas de exquisita música con todos los presentes, solo seguí mirando hacia adelante y apure el paso hasta salir del andén y dejar muy atrás la estación. Por lo general, tomo un colectivo más hasta mi trabajo, pero ese día había tenido bastante, estaba por demás extasiado de mi experiencia ferroviaria.
Fin.

lunes, 16 de septiembre de 2013

Vino berreta

E
ntro a ese pequeño bar cercano a la estación de trenes, había estado viniendo con frecuencia las últimas semanas.
El olor a perro mojado le daba la bienvenida, dentro de unos segundos se mezclaría con el de su aceite corporal y el del alcohol que destilaba por cada poro de piel, construyendo un perfume característico.
Apoyo un brazo en la formica desgastada de la barra, en ella se entremezclaban manchones de desgaste y suciedad repasada por una rejilla vieja. Para los más solitarios había dispuestas tres mesitas de una silla cada una frente al mostrador. De fondo sonaba un viejo televisor que emitía los sorteos de quiniela en vivo. Las paredes color ocre, estaban a media altura revestidas con un machimbre que apenas cubría las manchas de humedad, los descoloridos cuadros cubiertos de una capa de tierra, mantenían la escena en el pasado.
Le sirvieron un vaso corto y ancho con forma de V casi al borde de vino de la casa, manoteo la jarra pingüino para que la dejaran cerca.
Apuro ese primer sorbo, el líquido le quemaba el esófago y el estómago, pero desde allí, se propagaba por todo su cuerpo, y lo llenaba de un calor abrazante.
Volteo apenas y vio entre tinieblas a ese hombre de traje azul, del que apenas se había percatado, repetía la misma rutina de siempre, se levantó doblo el diario apenas ojeado, lo puso bajo el brazo izquierdo, abrocho un botón de su saco, saludo con una pequeña sonrisa y se fue. Nunca lo vio consumir nada, parecía que solo venía a alimentar su ego, comparando un presente mediocre con la imagen declinante que el donaba desinteresadamente, seguramente esto lo conformaba para seguir.

Al quedarse solo con el despachante, también sonrió, en el fondo sabía que su objetivo era superior, no cualquiera podía ahogar un pasado exitoso en aquel vino berreta.

viernes, 13 de septiembre de 2013

Saltos

La luz se proyectaba por el ojo de la cerradura. Introdujo la llave y la giro, de repente la oscuridad era absoluta.
A partir de allí, todo se tornó conocido, la puerta se abrió y sus ojos reaccionaron a la intensa luz que se derramaba hacia afuera, el perro del vecino ladraba incesantemente, la noche era algo cálida, la brisa traía una humedad floral. Todo le era conocido pues ya había vivido esta escena innumerables veces. Todo se repetía exactamente, el joven con capucha paso caminando por la vereda, el camión de residuos freno bruscamente, los operarios corrían…
Otra vez, varios pasos lo condujeron dentro de la casa, otra vez como aquellas veces, otra vez el dolor, la caída, su cara tan cerca del piso, más dolor, la vista nublándose, minutos de silencio, la sirena ululando.  Sus últimas bocanadas de aire, el silencio, el vacío, las escenas más importantes de su vida corriendo en transparencias frente a sus pupilas, otra vez el silencio, otra vez la nada…

Abrió los ojos, lentamente despertó, estaba tendido en su cama, recordó todo, pero…¿había sido un sueño? U otro salto temporal, debía enfrentar otro día para averiguarlo.
Fin.-

sábado, 17 de agosto de 2013

Tarde de ayer

L
a comida estaba preparada como de costumbre, esperándolo a la vuelta de la escuela. Su madre esperaba ansiosa que le contara los avatares del día. No existía nada como algo libre de grasas o sin azúcar. Las milanesas eran la contraparte crocante del suave puré y terminar la comida era suficiente para estar saludable.
Su serie preferida se transmitía en colores originales, en blanco y negro. No necesitaba de un equipo costoso, ni de una pantalla 3d de 42 pulgadas para reír con la sencillez de los tres chiflados o creerse héroe por un rato con el jinete enmascarado.
Mientras su madre lavaba los platos, y acomodaba la cocina, el realizaba la tarea del día. Pronto llegaría la hora de salir.
Cuando el reloj daba las dos de la tarde y las madres descansaban un rato, era la hora del encuentro. Caminaba los cuarenta metros que lo separaban de la casa de Ramón, su socio de aventuras. No necesitaba usar timbre pues no había, tampoco golpeaba las manos, esto no era efectivo. El código era el ruido de la pequeña piedra en el techo.
Remeras manchadas y pantalones gastados,  eran sus uniformes. Se saludaban apenas, no había tiempo para esas formalidades, pronto empezaban el juego justo donde había quedado, antes se redefinían las reglas para darle más coherencia. Podían ser policías, agentes, bomberos, o simplemente los salvadores del planeta contra alguna fuerza alienígena.

Luego, vendria el momento de la destreza, las temporadas de figuritas o de bolitas, se sucedían sin pasar de moda. Una media gastada era el contenedor adecuado para la colección. A veces acudían al juego jugadores foráneos, niños de otras cuadras cercanas, otras debía uno trasladarse al estadio visitante, eso dependía de cual estaba en mejor forma, por lo general la vereda de Don Soto era la adecuada, tenía un gran sector donde no crecía el césped y era lo bastante pareja. Los jugadores se disponían fuera de la chancha marcada por una línea, desde allí lanzarían su mejor elemento esférico con el objeto de introducirlo en el agujero central al que llamaban “opi”.
Él tenía dentro de su colección las bolitas más codiciadas, los llamados aceritos que su padre de profesión mecánico le proveía, esto lo ponía en una posición de privilegio ya que si alguien quería esta mortal arma, debía inevitablemente verlo a él. Nadie ganaba o perdía demasiado, solo lo que podía permitirse, en buenas jornadas podía quedarse con dos o tres bolitas más en la colección, pero el objetivo no era ese, el objetivo mismo estaba en el juego, en compartir, en las charlas, en las noticias que uno podía recabar de “otros” lugares que la mayoría de las veces estaban a menos de dos cuadras.
La voz de alguna de las madres, los llamaba a la merienda, allí compartían por lo común un vaso de “tody” con unas galletitas dulces, esta ceremonia no duraba mucho, pero era necesaria, debían reponer fuerzas, ya que a las cinco de la tarde los jugadores se reunían en la cancha del barrio, un terreno baldío que el tío de Javier había donado al equipo, con la única condición de que se lo mantuviera limpio.
Los jugadores estaban dispuestos, los equipos variaban en número, todo dependía de quienes habían podido venir. No había silbatos, réferis ni público, se jugaba soñando en ser grandes cracs, como si todo un país vibrara con los pases de pelota. A veces, se disponía la formación con “arquero volante” ya que alguno de los habituales jugadores debía enfrentar alguna penalización por haber hecho una macana en la escuela.

En el descanso se bebía agua de la canilla del vecino de enfrente y se disfrutaba de la sombra de aquel viejo paraíso. Alguna anécdota de color hacia correr la palabra, los temas eran sencillos y las sonrisas eran fáciles.
El sol iba cayendo, estiraban el tiempo, a veces con las últimas luces del día se definían las mejores jugadas.
Llegaba el momento de la despedida, que no era tal, solo un saludo, no había tiempo para tales formalidades y después de todo, él sabía que mañana habría otra tarde para volver a jugar.

Fin.-



viernes, 16 de agosto de 2013

El fabuloso caso del hombre que volvió al jardín de infantes

H
abían pasado ya dos meses desde que había rendido esa última materia de la carrera de abogacía, todavía tenía fresco el aroma a las yemas de los huevos y la harina que habían formado parte del ritual de egreso.
Si bien había pasado el espíritu festivo, sus familiares y allegados esperaban ese diploma de finas letras de oro que plasmara ese título tan ansiado “Doctor”.
Se dirigía presuroso a la cuarta oficina del ala este del segundo piso del inmenso edificio de ladrillos a la vista. Subió las escaleras, camino por ese largo pasillo lustrado, paso frente al salón de conferencias y llego al departamento de alumnos.
El funcionario que lo atendió se veía tranquilo y bien dispuesto, lo saludo afectuosamente y se puso prontamente a su servicio.
-Sí, vengo a retirar mi diploma y título, estarán a nombre del Dr. Zapiola, gracias.
Aquel hombre sabía muy bien su oficio, pasaba las hojas del registro con excepcional habilidad, parecía una maquina por su sutileza y precisión.
Esa cara distendida empezó a esbozar signos de preocupación, busco una y otra vez, sus nervios le empezaron a jugar una mala pasada y sus hábiles dedos trastabillaban en las grandes hojas del libro. El sudor manaba de su frente, el nombre no aparecía, debía ser un error sin duda.
Ante este escenario el flamante abogado, comenzó a impacientarse  y su sonrisa primitiva transmutaba en una mueca algo amarga. – ¿Algún problema? , indago. -No, no, no logro encontrar el registro, deme un momento llamare a mi supervisor.
Aquel individuo se perdió tras las bambalinas que escondían el interior de la oficina, se oían corridas revuelo de papeles, cosas que se caían, la escena empezaba a rayar lo increíble.
De repente apareció un hombre de serio semblante y opaco traje con corte inglés. Lo saludo con un firme apretón de manos. -¿El Sr. Zapiola, supongo? – Espero que cual sea el problema lo solucionaran pronto, necesito mi diploma.
-Eso me gustaría Sr., pero al parecer tenemos un faltante en su expediente, no podemos extender el certificado, sin contar con los certificados de niveles anteriores, al parecer, esta extraviado su certificado de jardín de infantes.
Esta parecía una broma de mal gusto, su ceño se fruncía transmitiendo su enojo, el enrojecimiento de su rostro resaltaba en el marco de su inmaculada camisa.
Rápidamente el supervisor trato de tranquilizar la situación y busco una solución rápida al asunto. – No se preocupe, podemos certificar el nivel faltante si supera una simple prueba.
Le extendió una hoja de papel y le pidió que haga una hilera de palotes.
Tomo la hoja con desprecio, tembló al sujetar el lápiz, trazo bruscamente el primer palote, rompiendo la punta perfectamente afilada de grafito.
Una lágrima de rabia cayó sobre el papel, debía aceptar que nunca había aprendido a hacer palotes, pues nunca había ido al jardín de infantes, sabia ahora que debía conseguir en forma urgente un pintorcito azul y una bolsita para la merienda.

Fin.-



miércoles, 14 de agosto de 2013

“El Doctor de la ley”

Subió cada peldaño con entereza, sus pies trasmitían la fuerza necesaria para elevarlo. Su traje de tela importada y fino corte se movía sutilmente con la brisa de la tarde.
La corte de aplaudidores oficiales se amontonaba para saludarlo, reconocía algunos de los rostros, ya que habitualmente los veía, pero si le preguntaban cuál era el trabajo que desempeñaban, seguramente no conseguiría salir del aprieto.
La multitud se acomodaba ante él, traída en camiones y colectivos para escucharlo, evidentemente los punteros habían hecho bien su trabajo, valían cada peso que le cobraban.
Acomodo sus anteojos, y se posiciono frente al atril, mientras  escuchaba la voz del presentador que hacia un extenso recorrido por sus credenciales, todas ellas incomprensibles para el vulgo.
No acostumbraba preparar discursos para enfrentar estos actos, no valía la pena perder tiempo en ello, tenía un par de ideas claras y sobre ellas improvisaba. Sabía que los aplausos saldrían desde el palco y desde allí se contagiarían, diga lo que diga.
Empezó con las palabras vacías de costumbre, y siguió por la descripción de los problemas de siempre, entrelazando anuncios rimbombantes de soluciones de discutida eficacia.
Fue entonces cuando su mirada se clavó en esa mirada perdida, esa mujer que sostenía a su niño en brazos. Podía apreciar desde lejos las arrugas de su rostro curtido por el tiempo, las preocupaciones y el cansancio habían hecho su trabajo. Sus ropas rusticas parecían rasparle los ojos, eran como un pale de lija, podía ver esos colores desgastados y esas manchas horrendas. Parecía que sus habituales mentiras, no podían convencerla, ella estaba alii solo por obligación, pero a pesar de su indudable poder no lograba doblegar su espíritu. Su cuerpo estaba allí, hasta su semilla le debía pleitesía, pero su alma, atreves de esa mirada escapaba.
Se preguntó cuánto se podía encarcelar un espíritu libre, se preguntó si ese germen estaría en alguna otra mirada. Recorrió el auditorio afanosamente buscando, busco y busco, una gota fría creció desde el centro de su frente y mientras recorría su cara enrojecida, sus ojos seguían la frenética recorrida.
No logro dar con otra mirada igual, tomo una bocanada de aire, termino su oratoria, trato de dejar atrás ese mal momento, pero desde ese instante no pudo ya borrar ese peso en su corazón, lo acompañaría hasta su auto importado aquel que lo llevaría a ese barrio cerrado que interponía la distancia necesaria actuando como un domo de la putrefacta inmundicia que se respiraba en ese barrio de ignorantes.
Fin.-